En nuestro estudio se entiende la arquitectura como una actividad comprometida en el plano cultural y social. Entendemos además, que somos responsables no sólo del bienestar de nuestros clientes sino de las personas que nos rodean y de las generaciones futuras, pensando en la permanencia de nuestras obras. Conscientes del esfuerzo que debemos hacer para encontrar el diálogo del proyecto con la realidad, nuestros trabajos llevan implícito un alto grado de implicación contando con colaboradores en los casos en que se requiera alta especialización, consiguiendo la máxima eficacia en la gestión de la actividad. La interdisciplinaridad que caracteriza el equipo aporta mayor riqueza al producto final, que por supuesto nos beneficia a todos.

Llevamos 10 años ejerciendo la actividad, abarcando todo el abanico constructivo, desde asesoramiento para la adquisición de un solar o inmueble hasta su construcción, reforma o rehabilitación. Urbanismo, edificación, instalaciones, diseño de interiores, o informes forman parte del trabajo que desempeñamos. Ponemos el máximo interés en la SERIEDAD y en los PLAZOS DE EJECUCIÓN, con unos precios acorde con sus posibilidades, y una atención constante al cliente, supervisión de presupuestos y contratos, seguimiento continuo de la obra, asesoramiento en la elección de materiales y soluciones constructivas, así como  estudios y coordinaciones de seguridad y salud.
 
En definitiva, los técnicos se ponen al servicio de la sociedad para mejorar la calidad de vida, donde la principal tarea es conseguir el diálogo de la arquitectura con la vida cotidiana, cobrando importancia los detalles para llegar al todo.

 

El espacio en el que se asienta, recicla un antiguo edificio del siglo XVIII. Un lugar que resume las vidas de muchas generaciones que han girado en torno a una arquitectura mediterránea que ha sobrevivido a todos los tiempos. El agua, el patio, la luz, impregnan cada rincón del espacio. Sitio que se escapa de la globalización sin huir de las herramientas que te dan la diversidad. Una pequeña intervención  renueva el paisaje arquitectónico de la calle y del edificio, que parte de lo  vernáculo para convertirse en moderno, haciendo visible la aceleración y la necesidad del cambio social en un territorio en expansión, a través del diálogo de historia y vanguardia. Aquí, tal como ya se empezó en la década de los ochenta en el resto de España, se ha introducido el patrimonio en el debate moderno. Tendencias minimalistas traducen un juego de seducción, que va desde el exterior al interior a través de veladuras y que ponen en valor las tipologías constructivas de su entorno. En este lugar la armonía de sus espacios dan el sosiego que se necesita para proyectar y planificar una forma de vivir, cubrir necesidades y mejorar sensaciones.

 

Arqco-arquitectos en C/ Doctor Palomo y Anaya supone un nuevo reto para un grupo de profesionales que quiere aprender y enseñar a ver la Arquitectura.